Scones

Ingredientes

Para 24 unidades

Manteca bien fría 300 gramos
Harina 1 kilo
Polvo para hornear 8 cucharaditas llenas
Azúcar 200 gramos
Sal un poquito
Huevos 4 unidades
Leche fría 2 tazas tamaño té

Varios

Manteca y harina para la placa
Huevo batido para pintar

Manos a la masa

01

Preparación de la masa

Cortar en trocitos la manteca fría. Poner en un bol junto con la harina. Deshacer la manteca con los dedos, frotándola con la harina hasta que ya no se note más. Agregar en el bol, el polvo de hornear, el azúcar y la sal. Mezclar todo con cuchara de madera. Hacer un hueco en el centro y colocar los huevos. Ir agregando de a poco la leche fría. Mezclar con cuchara de madera hasta formar una masa ni muy blanda ni muy consistente. Por eso hay que agregar la leche gradualmente, hasta lograr el punto deseado. Volcar el bollo sobre la mesa enharinada y unir sin amasar. Aplastar el bollo suavemente con el palo, previamente enharinado, dejando un espesor de un centímetro y medio. Cortar con cortapasta enharinado cuantos veces sea neceasario. Levantar los scones con una espátula y colocar sobre una placa enmantecada y enharinada.

Manos a la cocción

02

Preparación del horneado

Batir un huevo y pintar los scones por arriba y costados. Cocinar en horno más que mediano hasta que estén dorados, entre y 15 y 20 minutos. Cuando estén listos, retirar la placa del horno y dejar entibiar antes de servirlos con un buen té o café.
Según el diccionario Webster, los scones se originaron en Escocia a principios de 1500. Hay variantes dulces o saladas, con agregados de pasas o corinto.
Es muy popular en el Reino Unido, tomar el té de las 5 con estas masitas. 
scon_final.jpg

Scones con Dulce casero de Naranjas

Scones con Dulce de Naranjas
scon_manteca.jpg
scon_harina.jpg
scon_huevos.jpg
scon_masa.jpg
scon_corte.jpg
Es preferible servir los scones tibios ya que así se apreciará mucho más su miga esponjosa. Aunque yo los guardé enseguida en bolsas y por más de 48 horas seguía teniendo casi la misma consistencia. 
Para cocerlos siempre es mejor que el horno esté bien caliente ya que exigen un cocción rápida justamente para que no queden secos.

En lugar de leche fresca, podés usar leche cortada para hacer la masa de los scones. Los entendidos dicen que se obtienen excelentes resultados.

Probé y así fue. La miga queda mucho más húmeda. 

Más recetas de la cocina


Imprimir   Correo electrónico